Cuarto propio, Un

Cuarto propio, Un



Precio : $ 699.00

La autora dialoga con libros que va sacando de la biblioteca, con la intención de encontrar allí cuál pudo haber sido la razón por la que las bibliotecas no cuentan con autoras mujeres sino hasta el siglo XVIII. Virginia cuestiona, interroga, acusa, concede a veces, y descubre, quizá hasta con algún asombro, la verdad: si las mujeres no habían tenido un espacio dentro de la Historia, si las mujeres no habían tenido un lugar de igualdad en los espacios de educación formal y de formación y desarrollo artístico e intelectual, era porque siempre habían sido oprimidas por un mundo regido íntegramente por varones. Frente a este descubrimiento, muy significativo para un 1928 de entreguerras, cuestiona su propio lugar de privilegio y se pregunta: ¿por qué yo puedo escribir libremente?, ¿por qué puedo dedicarme a la escritura? Y se responde: porque cuento con 500 libras anuales y un cuarto propio.